BLOG
Blog
LA PARTICIPACIÓN POLÍTICA DE LAS MUJERES INDÍGENAS

Oaxaca
Viernes, 05 de septiembre de 2014

Blog

Por Diva Gastélum*

Hace unos días, en la Ciudad de Querétaro se llevó a cabo la séptima edición de las Jornadas de Acceso a la Justicia para Mujeres Indígenas, donde se reunieron más de 300 mujeres de distintas etnias. Uno de los objetivos fue impulsar la estrategia de promoción de los derechos humanos y la igualdad de género, conjuntamente autoridades locales y la Secretaría de Relaciones Exteriores, el Instituto Nacional de las Mujeres, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas, el Consejo de la Judicatura Federal y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación y la Entidad de las Naciones Unidas para el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres). Al final, las autoridades de Querétaro firmaron una Declaración sobre el Acceso a la Justicia de las Mujeres Indígenas, en la cual reconocieron como un principio básico de gobierno el respeto de la diversidad cultural y la igualdad de género.

Sin duda, el trabajo en materia de igualdad de género con mujeres indígenas y sobre todo su empoderamiento es trascendental para la generación de cambios en las relaciones de poder entre mujeres y hombres al interior de sus comunidades. Su empoderamiento permitirá desarrollar en las mujeres indígenas un sentido de seguridad, capacidad para su independencia económica y por supuesto, su participación política.

La participación de las mujeres indígenas en la política es una cuestión de justicia, pues ellas representan alrededor del 15 % de las mujeres mexicanas. Asimismo es un asunto de responsabilidad, ya que debemos de dar respuesta a sus necesidades y demandas, las cuales son totalmente distintas al de otros grupos de mujeres.

Es cierto que en los últimos veinte años el tema indígena se ha posicionado en la agenda pública. El trabajo entre las organizaciones y el gobierno ha tenido importantes frutos, sin embargo, el 27.3% de las mujeres indígenas no sabe leer ni escribir; la tasa de mortalidad materna continúa elevada, situándose en un  43%; y la violencia de género sigue siendo un fenómeno común en las comunidades indígenas.

En este sentido, es preciso, al igual que se hizo en Querétaro, llevar a cabo este tipo de prácticas a otros estados tales como: Oaxaca, Guerrero, Chiapas, Veracruz, Puebla o bien Chihuahua, donde la población indígena representa un porcentaje importante de la población total y donde las condiciones de las mujeres continúan siendo deplorables.

Por su parte, es importante capacitar a los hombres indígenas sobre los derechos humanos de las mujeres e igualdad de género, aún más a las poblaciones que se rigen bajo un sistema de usos y costumbres.

Nuestra normatividad garantiza el respeto a los sistemas de usos y costumbres de los pueblos indígenas, pero ¿hasta dónde el respeto a este sistema permite la violación de los derechos humanos de las mujeres indígenas? Los usos y costumbres constituyen uno de los principales obstáculos para la liberación-concientización-autodesarrollo de la mujer indígena, y permiten el sostenimiento de una situación de desventaja social y cultural que provoca discriminación y violencia hacia las mujeres.

Podemos continuar empoderando a las mujeres y capacitándolas, pero si los hombres indígenas no comprenden la necesidad del respeto a los derechos humanos de las mujeres indígenas y su participación en el desarrollo de este país, difícilmente las comunidades indígenas lograrán un desarrollo sostenible.

No queremos más casos como el de Eufrosina, ni mujeres indígenas que tienen que salir de sus comunidades para logar ejercer plenamente sus derechos. En las próximas elecciones los partidos políticos tendrán la obligación de cumplir con la Paridad, y las mujeres debemos trabajar para que todos los grupos de mujeres estemos representados; las mujeres adultas mayores, jóvenes, con discapacidad y desde luego las indígenas, pues son ellas y solo ellas, quienes pueden logar el cambio del futuro de sus pueblos, dar respuesta a sus demandas y mejorar el futuro de miles de niñas indígenas que esperan una mejor realidad.

*Senadora, Presidenta del Organismo Nacional de Mujeres Priistas.

@DivaGastelum



Visitas: 1495